Showing posts with label Adrian. Show all posts
Showing posts with label Adrian. Show all posts

Thursday, 8 October 2015

La chikungunya afecta... ¡al cerebro!

10/08/2015



Desconozco lo que va a salir de esto, me la pela si os soy sincero. Pero estoy escribiendo bajo los efectos de un bajón inmunológico que aturde mis sentidos y zarandea mi cerebro de forma caprichosa. Temo que sea la chikungunya, esa versión tan de moda en México del viejo y aburrido dengue. Vamos que quizá éstas sean las últimas líneas de un enajenado mental común, de ésos que viven en el montón de enajenados mentales del mundo, y pasen a convertirse en las primeras de un enfermo insulso encuadrado en un grupo de afectados por ese dichoso virus.


Wednesday, 7 October 2015

Una visión de la que nació mi odio...

10/07/2015




Esta es una de esas veces en las que el simple esbozo de una idea o de una opinión pasajera, de ésas que nacen de la mano de una visión escueta del momento, se encalla dentro del sentimiento del individuo y pasa a convertirse en una necesidad íntima y vital, dando lugar a una sensación de compromiso por hacerla llegar al resto y dejando una huella imborrable tan hondamente grabada que se convierte de pronto en parte de la forma de ser y pensar de aquél a quien impacta. 

Friday, 25 September 2015

De nada vale quejarse...

9/25/2015

Hace algunas fechas escribí un artículo en el que intentaba reflejar la motivación que nos mueve a escribir en este blog. Sin andarme con rodeos y para dejar constancia del esfuerzo que suponía cada línea que escribimos, titulé a ese artículo “Escribir con el corazón”. No era un recurso facilón para darle un cáliz poético al escrito, no, lo hacemos realmente de ese modo. Un sentimiento íntimo plasmado en cada palabra que rebuscamos en nuestras maltrechas cabecitas, un verdadero intento de llevar a cabo “un todo o nada” en nuestra tarea dejándonos en ella parte de nosotros mismos.
Bien, basándome en esa premisa escribo este artículo de hoy y lo hago porque es lo que siento en este momento y necesito sacarlo de mí, compartirlo o simplemente hacer la mangutada de creer que en algún lado hay algún triste capullín aburrido leyéndolo. Ahí va...

Un día duro, sin duda lo fue y por ello se me escapan los chasquidos de lengua y las onomatopeyas mal intencionadas de un modo tan fácil como pedos en el borde al agacharse. Odio este tipo de días, para que andarnos con remilgos si es la puñetera verdad; soy un condenado vago, me dolía levantarme a por el mando de la tele ¿no me va a doler tener que pegarme el madrugón, desayunar a base de agua amarga (café le llaman) y tortillas por enésimo día y pasarme toda la santa mañana tirando y picando piedras, cargando y descargando carretillas -con más piedra- y voltear con ayuda de un triste palo una piedra de 600kg tras otra? Joder, claro que duele, y mucho.

No es el primer día que escribo en mi roído y mugriento diario de viaje hojas de reclamaciones sin nadie que las atienda, ya llevo una cuantas escritas.Y este detalle me empieza a esclarecer el por qué. La cuestión real por la que lo gasto tinta y gran parte de mi aliento en farfullar maldiciones en voz baja es tan sencilla que se escondía justo en la punta de mi nariz: soy un vago de mierda que disfruta con los quehaceres diarios de un vago de mierda, como puede ser: rascarme los huevos con la mano derecha (siempre uso esta mano para este tipo de cosas; ésta llega a lugares donde la otra inútil no alcanza y, además, ella sí que sabe alcanzarlos) mientras con la izquierda agarro un delicioso y grasiento bollo (¿veis?, para esto utilizo a esta; jamás la utilicé para nada más exigente, ni siquiera para acariciarme las pestañas) en esas tardes de fumada gloriosa hundido en el sofá. Por este tipo de cosas debería darme cuenta de lo perro que he sido toda mi vida y de lo perro que me gustaría seguir siendo, pero no se trata de darme cuenta o no de ello, ya lo sabía ¡por Dios! Llevo siendo vago desde el momento en que nací, no me moví ni un ápice de esa tranquila cavernita amniótica en la que flotaba como encurtido en salmuera ¿por qué iba a cambiar ahora? Vete a saber.

El caso es que soy vago quejica, un montón de carne flácida y quejica con un ombligo enorme en medio de toda su masa, un bastardo al que no le gusta moverse ni hacer nada o, al menos, moverse o hacer algo sin quejarse.

Con todo, a diario me levanto sin saber cómo para afrontar el día. Ya desde que amanece y el sol me fastidia el sueño empiezo a maldecir, “¡vete a la porra tú y tus rayos porculeros!”, en verdad, utilizo palabras peores, pero queda clara la situación ¿no? Me visto y ato la botas con semejantes farfulleos y agarro el pico, la pala o lo que puñetas agarre con la misma cara de perro que heredé de mi madre, esa en la que mis dos pobladas cejas parecen presionar la carne de mi entrecejo dibujando así unos pliegues de carne enrojecida; tremendo. Empiezo el trabajo y sigo con el mosqueo, y pienso:

¡Oh sí, ayudar! Una mierda... Pero, ayudar a que este proyecto crezca es, sin duda alguna lo que me ayuda a afrontar el día”

Y es así, y tal vez esto haya nacido al escribir la frase anterior (no sé), cuando me replanteo sí de verdad mereció la pena gastar tanto tiempo en gruñir, porque en el fondo esto es tan lindo... Es lindo saber que este esfuerzo -que a veces es inhumano- es la semilla del futuro de una Comunidad y que junto a la dedicación que me trajo aquí con la convicción más pura y noble de aportar es ejemplo y motivación para otros que llegarán dispuestos a sufrir lo mismo que yo por ver cumplida esa misión, ILUSIONA. Y la realidad a la que debo aferrarme no es “que moviendo de aquí a allí aquella enorme piedra inerte pero con cierta alma diabólica me desollé durante la operación”, sino que el hombre que me encomendó dicha tarea ve ALLÍ, en ese nuevo emplazamiento para la enorme piedra, su sueño tomando forma y que de esta manera se le dibuja en el rostro de la forma mas tonta una enorme sonrisa en la cara, lo cual me da aliento y me reconforta.

Es por eso último por lo que debo dejar de quejarme o, al menos, tragarme las quejas como haría con un chupito del peor whisky; dejar de hacerlo por qué esa sonrisa tan pura, tan real, y tan agradecida se agrande, se haga eterna en su rostro y no deje de brillar.



Sunday, 20 September 2015

Empezando a rodar

9/20/2015
¿Cómo narices empiezo con este resumen? No tengo ni puñetera idea, para que engañarnos. Escribo tres líneas y no les encuentro el sentido, si no convencen al tipo que las escribe es síntoma del costoso trabajo que va a ser darles ese contenido que busco, el que contenga lo más fielmente posible la gran cantidad de sensaciones e impresiones que he visto crecer exponencialmente a los hongos de mis pies. Son dos semanas en México; las dos primeras semanas, esas en las que uno se amolda al país y a sus contrastes, y a un hábitat en el cual se convierte en caramelo para mosquitos y taxistas pedantes. Ya van dos y me siento bien, vivo, en el lugar adecuado...

Saturday, 19 September 2015

Se les va echando de menos...

9/19/2015
Abrí el ordenador simplemente por asegurarme qué aún encendía. Lo encontré infestado de hormigas minúsculas. Correteaban por todos lados: sobre el teclado, por la pantalla, entraban y salían de los puertos USB. Y para colmo habían regado todo con caquitas, todo el ordenador estaba lleno de esas motitas salidas de los culos microscópicos de las hormiguitas.

Me preocupé realmente, llegué a pensar que mi ordenador estaba en las últimas, que como uno de los troncos que hoy talamos, servía de nido para una colonia gigantesca de hormigas-tocapelotas. Pero no. No era para tanto; descubrí que con paciencia y buen tino, podía soplar y expulsar de la parte exterior a las hormigas como si de un huracán en Lousianna se tratase pude ver volar aquellos diminutos puntos negros hacia la nada. Las cabronas se escondían entre las teclas, descubrí una predilección por la letra M. Cuando asomaban y se dejaban ver, comencé a aplastarlas. Usé mi dedo como el azote de un Dios para destruir las vidas de cientos de esos insectos inocentes, creando el caos en su rutinaria vida de hormiga.

Logré limpiar bastante bien el ordenador, de vez en cuando seguían surgiendo hormigas de la letra B o la R, pero todo tenía una apariencia normal y pude comenzar a utilizar el ordenador sin demasiados apuros. Busqué en la carpeta donde guardo los vídeos de la cámara. Aparecieron vídeos de cuando la probábamos en Alemania: Adiel en mi tienda diciendo memeces; Héctor preparando la cabecera de aquello que prometía ser nuestro canal de Youtube; y alguna memez más para la que sacamos la cámara a paseo. Pero también guardaba en esa carpeta el único vídeo que no borré del mes que estuve en casa, uno en el que mi hermana y una amiguita suya nadan, bucean y bailan bajo el agua como si de unas sirenitas ibéricas se tratase; me entro morriña, esa angustia que oprime el pecho y empuja todo hacia la garganta. Cerré el vídeo. Creo que no llegué a ver ni siquiera 15 segundos. Pero pese a este mal trago y conducido maquinalmente por una fuerza que no alcanzaba a controlar, abrí otra carpeta donde guardo las fotos y los vídeos del iPad de mi padre. Tremendo error. La familia estaba allí en un cumpleaños, reunida y festejando alegre como siempre; mi hermana en el 2013 vestida como si de una licenciada se tratase, lista para pasar de preescolar a primaria; mis dos abuelas, a las que no pude despedir, conversando sobre esas cosas sobre las que sólo las viejas conversan; también mi hermano estaba allí, gordo y calmado, congelado en un instante tranquilo; y también mi madre, con las fosas nasales tan abiertas que parece estar a punto de escupir fuego...
Dejé de preocuparme por aplastar las hormigas que surgían de mi teclado para dedicarme a secar las lágrimas tibias que resbalaban por mis mejillas...

Wednesday, 2 September 2015

¡GRACIAS POR TODO!

9/02/2015


Me quedé dormido después de que el ordenador se me apagara y se perdiesen las pocas líneas con las que comencé el texto anterior. Ahora, recién despertado por el frenético ritmo del mostrador de embarque bajo el que me dormí y el traqueteo de cientos de ruedas minúsculas, me dispongo a escribir las que posiblemente sean mis últimas líneas en suelo europeo...
Hace unos días escribí algo con la idea de subirlo al blog, pero me acosté con un resquemor extraño que me levantó de la cama en mitad de la noche y me obligó de manera maníaca y violenta a borrarlo; creo que era algo malo, realmente malo, pero además tenía un cargado sentido emocional y trataba ciertos temas que deseaba tratar en otros momentos y de otras formas.
Un resumen de mi estancia en casa y unas palabras de agradecimiento a todos aquéllos que estuvieron conmigo en este último mes es la idea que me ronda la cabeza. Pero soy malo en este tipo de empresas. No se me da bien despedirme y soy tan plano como un rodaballo a la hora de agradecer cosas (podríamos preguntarle a mis padres). Pese a todo creo que es lo más lógico en estos momentos así que... ¡allá vamos!


Friday, 21 August 2015

Tribulaciones en un día negro...

8/21/2015




Llevo días postergando ésto. La verdad que no sentía unas ganas demasiado fuertes de escribir, quizá por ello me siento en el sofá que mamá colocó en mi habitación sin hacer absolutamente nada. Nada salvo ver como se consumen los días ante mí de la misma forma que lo hacían cuando vivía aquí: arden de manera rabiosa y al desparecer el fuego dejan un montón de ceniza negra que se acumula sobre los montones de días pasados...
Es ahora, cuando he decidido mover mi culo acomodado y preparar todo aquéllo que debía tener desde largo tiempo listo, cuando empiezo a ser consciente de que ya queda menos para ver cambiar todo a mi alrededor de forma radical. Las prisas para agilizar los tramites necesarios para abrir una cuenta en el banco me han demostrado una vez más lo perro y gandúl que llego a ser; un huevón que se aferra a la estúpida idea de que el universo lo hará por él.
Y es así, con detalles tan idiotas como éste, cuando una bofetada propinada por la realidad más cruda me hace despertar de mi “Estancia de Ensueño en Casa”, la cual llegué a creer eterna. ¡Pues NO! Sin tener ni idea de mi error, me despierto con la fecha grabada en la mente (21 de Agosto) para no olvidar felicitar a mamá en el día de su cumpleaños, y tras rozar su mejilla con unos cuarteados labios de fumeta caigo en la cuenta de que sólo me quedan 9 días en casa; mis últimos días en casa...


Saturday, 8 August 2015

Escribir con el corazón

8/08/2015
   Tal vez aquella persona que caiga por este blog, le preste unos segundos de su tiempo y deslice sus ojos por la hipnótica línea que ahora escribo, pueda pensar que aquí nosotros nos limitamos a describir paisajes o demos consejos mochileros y deje de interesarse por el artículo o el verdadero fin del blog e incluso olvidarse de que esto existe; o quizá sea lo más deseado por otros que buscan ese tipo de contenido y se enganchen realmente a esto. En cualquier caso, el error radica en el mismo factor:

Monday, 3 August 2015

Saturday, 11 July 2015

A un océano de distancia

7/11/2015

Una extraña sensación me acompaña en estas últimas semanas. Difícil de explicar pues es de esas veces en las que pareces tener una espina en lo más hondo de tu ser clavada, rasgando la hipersensible carne roja del interior humano. Es realmente rara y siento que se agranda.
El tiempo sigue corriendo mientras yo paso mis días sentado y contemplando la sucesión de imágenes idénticas; una tras otra, sin diferencia alguna.


Thursday, 25 June 2015

Consejos para mochileros principiantes - II

6/25/2015

Ante mi primera aventura mochilera me planto con un conocimiento reducido de aquellos puntos que pueden ayudar a un viajero en su camino. Pero cuento con una gran baza: Héctor.

Como compañero en este viaje es el idóneo, cuenta con experiencia y desparpajo suficientes para convertir esos momentos duros o simplemente desconocidos en anécdotas dignas de contar en el futuro.
Amigos y amigas, gente con espíritu viajero y que os enfrentáis como yo a esta primera aventura, atentos a los consejos de este intrépido Trotamundos con sonrisa inmarcesible.





Sunday, 21 June 2015

Mamá, me marcho.

6/21/2015

Mamá reposaba tranquila un plato de sopa, se fumaba a gusto un buen cigarro en el sofá tirada o posiblemente hiciera cualquier cosa menos esperar otra estupidez de su hijo. Lo que hiciera dejó de hacerlo al recibir mi jarro de agua helada.

-Mamá- imagino que le dije-. Me largo a Latino América. A caminar a través de todo el continente en busca de historias, lugares mágicos, playas vírgenes y ser humano- no recuerdo las palabras. Y llevo largo rato tratando de recordarlas. Escribo lo que le diría ahora.
-¿Cómo?- la imagino toser, víctima de una patada baja y rastrera escupe humo intercalado con letras- Estás loco, ¿lo sabías, verdad?- recupera su semblante, seria e impasible se muestra ante mí como la única persona capaz de hacerme agachar la mirada al suelo. Pero hoy lo enfrento todo de forma distinta.

Saturday, 20 June 2015

Historias de nuestros abuelos

6/20/2015

Desde mi llegada a Alemania mi vida ha sufrido muchos cambios. He vivido todo tipo de momentos irrepetibles, momentos que con el paso de los años seguirán candentes en el lomo de la memoria. Los ha habido de todo tipo, pero sin duda dos momentos me afectaron de una manera especial y aceleraron la planificación de los nuevos objetivos y fueron la base de una metamorfosis personal; la muerte de mis abuelas.


Yo estaba aquí en Holleben ajeno a cuanto pasaba lejos de mí, es difícil de explicar pero estar viviendo en este lugar me alejo tanto de los problemas que por momentos desconecté por completo de mi familia, mis amigos y de mi vida anterior por completo. Nada me afectaba de una forma especial, me sentía el único habitante de mi universo lejano y veía el resto de lo que un día fue mi vida como un punto amarillento a lo lejos, perdido en la nada. Si miraba en rededor no había más que un inmenso vacío donde el lamento y los problemas de otros no llegaban a escucharse; me fuí alejando paulatinamente más y más y más... Pero ésto cambió de repente.

Thursday, 18 June 2015

Un año en Alemania. Donde se gesta una aventura.

6/18/2015

Un año en Alemania ha dado para mucho. Echando la vista atrás se puede ver la cantidad de experiencias vividas, las motivaciones nacidas y los cambios sufridos por todos aquí durante este tiempo. Es imposible hacer esto sin sentir en la mirada el peso de la nostalgia por un tiempo a punto de acabar y que, sin duda, fue un tiempo bueno. Un año desde que llegamos aquí. Un día 3 de agosto exactamente aterrizamos en Alemania, cada cual llegó cómo pudo, pero ese mismo día todos nos reunimos en Holleben; en ese pequeño pueblo del este era dónde nuestros destinos se unían. Todos cruzamos el umbral de la puerta como iniciando un viaje hacia nuestro futuro; meses después lo cruzaríamos de nuevo pero esta vez para salir de aquí y perseguir el sino ansiado por cada uno.

Wednesday, 17 June 2015

Cruzando un puente hacia el sur - itinerario parte III

6/17/2015
De su gente recibiremos la fuerza y el cariño que nos ayudará a continuar...”


Bocas del toro - Panamá

De nuevo tumbado en el suelo boca abajo, piernas en alto y entre cruzadas, con ojos de niño curioso (realmente me siento como tal) me asomo al mapa y sigo con ellos el trayecto por el que viaja el dedo de Héctor...lo dejamos en Nicaragua, de ahí parte el dedo deslizándose sin problema y a velocidad eléctrica; de ahí partiremos Héctor y yo, algo más lento continuando el viaje. Imágenes así son las que me hacen sentir cosquillas en la nuca. Para muchos serán cosas banales y sin fundamento, sueños huecos de dos locos sin remedio. Pero es en

Tuesday, 16 June 2015

Yo quiero construir con mis vivencias

6/16/2015

Hace un tiempo, no recuerdo exactamente cuanto, tuve una conversación con gente de esa qué por motivos sucios entra a formar parte de tu familia; matrimonios en este caso. Bien, andábamos allí tres hombres sentados repartidos a lo largo de una encimera de cocina. Despachábamos un whisky de muchos euros -traído por ellos, claro está- mientras el ambiente se nublaba con enormes nubes de humo. La cocina era el lugar dónde uno se podía fumar un cigarro tranquilo, sin niños a los que contaminar ni fumadores arrepentidos a los que escuchar despotricando. Allí también huía la gente para evitar un baile desagradable con una tía y hablas de forma distendida sobre los asuntos mas relevantes. Política, motor y coños famosos eran casi siempre los temas tratados frente a un frigorífico con tantos imanes de países como una tienda souvenirs o junto a una pila de agua estancada y platos hundidos cómo de algún naufragio pasado.

Monday, 15 June 2015

Horizontes nuevos - itinerario parte II

6/15/2015
Vivimos como quisimos...”

Calle del Arco, Antigua Guatemala

Extendido el mapa de nuevo sobre el suelo el desafío ilumina nuestros ojos. Héctor del lado del Pacífico; yo, frente a él, del lado del Mar Caribe. Continuamos trazando con un rotulador verde la ruta que dejamos marcada desde Cancún (México) hasta Qetzaltenango (Guatemala). La tinta avanza rápida recorriendo en segundos lo que a nosotros nos llevará horas, días o semanas recorrer. Ella se desliza, sin los calambres de cansancio en las piernas; sin ampollas en pies quemados por asfalto. Se desliza e imagino a mi compañero arrastrando mi cue

Saturday, 13 June 2015

Ahora es el momento - Motivación viajera

6/13/2015

Roba unos minutos de tu tiempo, estés trabajando, estudiando, mirándote al espejo sin reconocerte o a punto de meneartela, para tomar una bocanada de aire, cerrar los ojos e imaginar aquéllo que deseas. Aquéllo que ansías y te eriza los pelillos de la rabadilla, piensa en ello y trata de sentirlo. Puede ser el rumor de un mar próximo y su olor a salitre inundando tu cuerpo; o el mugir de mil vacas que te saludan a la espera de su heno; o por qué no, el aplauso que derrumba un teatro rendido a tus pies... no sé, aquéllo que realmente te haga sonreír como un tonto, aquéllo que sueñas desde hace tiempo. Abre los ojos y mira en torno a ti ¿es lo qué tenias frente a ti cuando cerraste los ojos, aquéllo que te hacia vibrar tu espíritu o todo aquéllo se esfumó como el humo tras abrir la ventana de la realidad? ¿sigues sonriendo? ¿NO? 


Thursday, 11 June 2015

Marcando el camino - itinerario parte I

6/11/2015
"Se extiende ante nosotros como un tapiz de vivos colores y experiencias desconocidas"

A las puertas de una gran aventura y escuchando a mi compañero Héctor (tipo al que describiré en algún momento, antes o después de que algún incauto lea esto) se me antoja la travesía por el continente Latinoamericano tan enorme e incalculable como breve y abarcable.



Se habla del viaje de una forma tan superficial que es difícil para alguien que desconoce las dimensiones de aquel continente no imaginar un paseo rápido por algunas ciudades y puntos de interés con un fin rápido y sin gran esfuerzo de una caminata anecdótica. Pero todo eso son impresiones de cristal que se romperán al primer bandazo de la realidad que todo pone en su sitio. Ideas y cavilaciones fruto de un hambre enorme de ver cumplido mi deseo de caminar por aquel enorme trozo del planeta; cuna de sabiduría, cultura, conocimiento ancestral y gentes de callosas vidas y vibrantes historias; fruto del desconocimiento absoluto de la Pacha Mama

¿Quiénes somos?

SíndromeViajero.com está compuesto por viajeros como tú, mochileros que dedican su tiempo a viajar por el mundo. No sólo contamos nuestras experiencias en la carretera o recomendamos sitios a los que ir, sino que es toda una ventana a la vida de los viajeros.




Logo Sindrome Viajero

Blog de viajes narrado por Hector Niembro y Adrián Nieto. Dando a conocer aventuras de sus mochilas al rededor del mundo